Navigation Menu+

Mat

Son clases en las que únicamente contamos con nuestro cuerpo y el suelo para trabajar. Aunque para muchos puede ser el medio más sencillo de practicar pilates, lo cierto es que el suelo es un medio desafiante, ya que el peso de nuestro cuerpo junto con la fuerza de gravedad, serán las resistencias que tengamos que enfrentar.
Si estás interesado en fortalecer tu musculatura y estructura ósea estas clases de pilates son para ti.

Una clase completa de Pilates debería combinar suelo con máquinas. En contra de lo que podría parecer viendo una clase desde fuera, el nivel de esfuerzo en cada ejercicio es muy alto. Sin embargo, Pilates es un sistema de entrenamiento muy agradable, pues aunque la intensidad es muy alta, no hay impactos ni movimientos bruscos, lo que ocasiona que el cansancio muscular sea puro y muy bien localizado.
Sesión a sesión te notarás más fuerte y a la vez más elástica, sin deterioro articular alguno, al contrario, mejorando, a través del equilibrio y simetría corporales, la eficiencia de cada articulación.
Además, para realizar correctamente los ejercicios el nivel de elasticidad muscular debe ser el correcto, de lo contrario los ejercicios se vuelven imposibles, por eso la elasticidad es otra de las cualidades sobre las que actúa el método de manera fulminante.